29 de agosto de 2011

La librería de Notting Hill cierra sus puertas


Parece que en estos días no todo son buenas noticias para Notting Hill, pues nos llega la trágica noticia de que The Travel Bookshop, la mítica librería del barrio, cierra sus puertas después de 32 años de actividad.

Seguro que muchos recuerdan aquel romance entre Julia Roberts y Hugh Grant en la película Notting Hill. Si profundizamos aún más en nuestra memoria, nos daremos cuenta de que fue precisamente en esta librería donde surgió el amor entre los personajes del film. Debido al gran éxito de la película, muchos se han acercado al lugar para revivir aquellas míticas escenas. Lamentablemente, esta peculiar situación no se volverá a repetir.

The Travel Bookshop ha sido también muy famosa por la gran variedad de libros de viaje que podían encontrarse en ella. Biografías de exploradores, guías de multitud de ciudades y novelas de la misma temática hacían de esta librería un lugar perfecto para los amantes de la literatura viajera.

Gracias a la cantidad de visitas recibidas por los fans de la película, se llegó a facturar más de 253 millones de euros durante su estreno. Y, naturalmente, el barrio londinense de Notting Hill también aumentó sus visitas tras el éxito del film, por lo que sus coloridas casas y su mercado de Portobello Road, se hicieron mucho más famosos.

Desgraciadamente, no todos los finales pueden ser felices y a esta librería le ha tocado uno un tanto amargo. A pesar de que muchos pensaron que el cierre se debía a la competencia de grandes cadenas de libros y a la compraventa por Internet, parece que el motivo real no es ese. El propietario de The Travel Bookshop no puede hacerse cargo de la librería y su descendencia no desea su continuidad. Asimismo, ante la falta de interesados en su compra, el cierre es inevitable.

A partir de ahora, todo el que visite Notting Hill tendrá que conformarse con la belleza de sus calles, pero no podrá revivir aquel amor apasionado que un día pareció surgir entre las estanterías de su librería. Y, como dice Sabina, mientras tanto, mientras los gimnasios sigan llenos y las librerías vacías, pasarán cosas como esta. Fue bonito mientras duró…

No hay comentarios: